lunes, 9 de septiembre de 2013

Un nuevo curso académico. Nuevos alumnos, nuevas ilusiones… y mucho trabajo.



Redacto esta breve nota poco antes de iniciar oficialmente el curso académico 2013-2014, impartiendo en el Grado de Derecho la asignatura Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social I. Dicha asignatura incluye el estudio y aprendizaje del proceso de formación y el objeto del Derecho del Trabajo, su concepto, las fuentes normativas y su aplicación, y todo el derecho colectivo del trabajo (libertad sindical, participación, negociación colectiva y conflictos colectivos).

Desde mi blog, mi principal herramienta de trabajo desde la incorporación a la UAB en 2007, deseo saludar a todos los y las estudiantes que se reincorporan hoy a la vida académica.

Vamos a iniciar el estudio y aprendizaje de unos contenidos jurídicos, los de las relaciones de trabajo, muy vinculados a la realidad económica y social del día a día y con un proceso tan acelerado de cambio en los últimos tiempos que provoca, no sólo para quienes estudian sino también para quienes impartimos docencia, auténtico quebraderos de cabeza para saber qué normas están en vigor.

A quienes nos dedicamos profesionalmente al estudio de las relaciones de trabajo también nos provoca otros problemas, uno de ellos y no el menos importante, y de ello hablaremos mucho a lo largo del curso, saber cuál es la finalidad actual de nuestra disciplina y si mantiene o no la razón de ser de su nacimiento, la defensa de los colectivos más necesitados de protección (que en el siglo XIX eran todos los trabajadores). Me permito remitir a una reciente entrada para acercarnos a esos cambios en el siglo XXI, un momento histórico de gran diversidad en el mundo del trabajo como veremos en las primeras explicaciones de la asignatura.  

Muchos ánimos, mucho esfuerzo, mucho trabajo y, sobre todo, mucha ilusión. Nos ponemos todos a trabajar a partir de hoy, y subrayo “todos” porque el esfuerzo del profesor sin el esfuerzo y el interés de los alumnos vale de muy poco.