viernes, 24 de enero de 2020

Suma y sigue. Los repartidores de Deliveroo son trabajadores por cuenta ajena. Notas a la sentencia del TSJ de Madrid de 17 de enero de 2020 (y recordatorio de la dictada por el JS núm. 19 de Madrid de 22 de julio de 2019).


1. Es objeto de comentario en esta entrada del blog la sentencia dictada, con unanimidad de sus miembros, por el Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid el 17 de enero, de la que fue ponente el magistrado Isidro M. Saiz de Marco. La resolución judicial desestima dos recursos de suplicación, interpuestos por la parte empresarial y por un grupo de repartidores que alegaron en instancia inexistencia de relación laboral, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social núm. 19 de Madrid el 22 de julio, que declaró existente una relación contractual laboral asalariada de 552 repartidores con la empresa. El interés de la resolución judicial es mucho, por cuanto que es la primera ocasión en que se dicta una sentencia por un TSJ en procedimiento de oficio iniciado por las actas de liquidación de la Inspección de Trabajo contra Delivero (Roofoods) por entender que existía una relación laboral con sus repartidores.

miércoles, 22 de enero de 2020

UE. Inexistencia de derecho del funcionario interino a percibir indemnización cuando se extinga la relación de servicio. Notas a la sentencia del TJUE de 22 de enero de 2020 (asunto C- 177/18).


1. Es objeto de anotación en esta entrada del blog la sentencia dictada por la Sala segunda del Tribunal de Justiciade la Unión Europea el 22 de enero (asunto C-177/18) como consecuencia de una cuestión prejudicial planteada, al amparo del art. 267 del Tratado de funcionamiento de la Unión Europea, por el Juzgado contencioso- administrativo núm. 14 de Madrid,por auto de 16 de febrero de 2018. 

El asunto versa, una vez más, sobre la problemática del trabajo de duración determinada en España, y más exactamente sobre el derecho de una funcionaria interina a percibir una indemnización a la finalización de la prestación de sus servicios.  Nuevamente se suscitan las cuestiones relativas a la igualdad de trato entre el personal funcionario interino y el de carrera, por una parte, y el personal funcionario interino y el contratado laboral por otra, con la posible aplicación de la cláusula 4 del acuerdo marco anexo a la Directiva 1999/70/CE sobre la contratación de duración determinada. Comprobaremos más adelante que la sentencia sigue la misma línea iniciada porlas sentencias de 5 de junio de 2018, asuntos C-677/16 y C-574/16, objeto de atención detallada en una entrada anterior del blog y a la que me permito remitir a las personas interesadas. 

El resumen oficial de la sentencia es el siguiente: “Procedimiento prejudicial — Política social — Directiva 1999/70/CE — Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada — Cláusula 4 — Principio de no discriminación — Cláusula 5 — Medidas que tienen por objeto prevenir los abusos resultantes de la utilización de sucesivos contratos o relaciones de trabajo de duración determinada — Indemnización en el supuesto de extinción de la relación laboral — Artículos 151 TFUE y 153 TFUE — Artículos 20 y 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea — Aplicabilidad — Diferencia de trato basada en la naturaleza administrativa o laboral, en el sentido del Derecho nacional, de la normativa que regula la relación de servicio”.

El 19 de octubre publiqué una entrada en el blog, dedicada al análisis de las conclusionesdel abogado general  Maciej Szpunar  en el caso ahora resuelto por la sentencia del TJUE. Remito igualmente a todas las personas interesadas a su atenta lectura, dado que la mayor parte de su argumentación ha sido acogida por el TJUE. Dichas conclusiones tambien fueron objeto de un riguroso análisis, de muy recomendable lectura, por parte del profesor Ignasi Beltrán de Heredia en una entrada publicada en su blog el 18 de octubre.

En efecto, el abogado general propuso que el TJUE se pronunciara en los siguientes términos: “La cláusula 4, apartado 1, del Acuerdo Marco sobre el Trabajo de Duración Determinada, celebrado el 18 de marzo de 1999, anexo a la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el Trabajo de Duración Determinada, debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna a los trabajadores empleados mediante nombramientos de duración determinada efectuados para cubrir una plaza vacante hasta que se provea con un funcionario de carrera al vencer el término por el que se hayan realizado, como el nombramiento de funcionaria interina controvertido en el asunto principal, mientras que se concede una indemnización a los trabajadores que prestan servicios como personal laboral fijo debido a la extinción de su contrato de trabajo por concurrir una causa objetiva”.

2. El litigio encuentra su origen en sede judicial cuando la persona afectada presenta una demanda contra la denegación de su petición, en sede administrativa, de abono de indemnización por finalización de sus servicios. Estamos en presencia de  una trabajadora que fue nombrada funcionaria interina del Ayuntamiento de Madrid el 24 de noviembre de 2005, con la categoría de oficial de jardinería, al objeto de cubrir una plaza vacante hasta su ocupación por un funcionario de carrera con derecho a reserva del puesto de trabajo, si bien en el nombramiento también se hacía constar que la extinción de la relación temporal podría igualmente producirse “cuando la Administración considerara que hubieran dejado de existir las razones de urgencia que motivaron la cobertura interina”. Siete años y medio más tarde, (¿duración inusualmente larga? me pregunto) el 15 de abril de 2013, se comunicó a la trabajadora su cese, como consecuencia de la ocupación de la plaza por un funcionario de carrera.

Siempre según los datos disponibles, tanto en el auto del JCA como en la sentencia del TJUE, deberemos esperar casi cuatro años, hasta el 20 de febrero de 2017 (supongo que la fecha no es casual y guarda relación con las sentencias dictadas el 14 de septiembre de 2016 por el TJUE y el reconocimiento del derecho a indemnización para los trabajadores interinos a la finalización de su relación con la Administración y en idénticas condiciones que los trabajadores con contrato indefinido) para saber que la trabajadora solicitó al Ayuntamiento madrileño el abono de una indemnización de 20 días por año de servicio, es decir aquella que percibe un trabajador con contrato indefinido que ve extinguido su contrato por causas objetivas al amparo de los arts. 52 y 53 de la Ley del Estatuto de los trabajadores. Conocemos también que el fundamento de su petición eran las cláusulas 4 y 5 del acuerdo marco, los arts. 20 y 21.1 de la Carta de Derechos fundamentales de la Unión Europea, y el art. 4.3 del TUE (“Conforme al principio  de  cooperación  leal,  la  Unión  y  los  Estados  miembros  se  respetarán  y  asistirán  mutuamente  en  el  cumplimiento  de  las  misiones  derivadas  de  los  Tratados. Los Estados miembros adoptarán  todas  las  medidas  generales  o  particulares  apropiadas  para  asegurar  el   cumplimiento   de   las   obligaciones   derivadas   de   los   Tratados   o   resultantes   de   los   actos   de   las   instituciones  de  la  Unión. Los Estados  miembros  ayudarán  a  la  Unión  en  el  cumplimiento  de  su  misión  y  se  abstendrán  de  toda  medida  que  pueda  poner  en  peligro  la  consecución  de  los  objetivos  de  la  Unión”). 

La corporación municipal desestimó la petición formulada, con alegación de que el nombramiento interino se había debido en su momento a una situación de urgente e inaplazable necesidad de cobertura de la plaza, y que una vez cubierta por funcionario de carrera debía procederse al cese de la trabajadora interina. Más importante a efectos jurídicos fue, así me lo parece, el argumento de la inexistencia de comparación posible entre un funcionario interino y otro de carrera respecto a la indemnización por finalización de sus servicios, y por consiguiente inexistencia de discriminación alguna, por cuanto no está prevista ninguna indemnización para el funcionario de carrera a la finalización de su vínculo funcionarial con la Administración.

En el auto del JCA tenemos conocimiento de que durante la prestación de sus servicios, la funcionaria interina prestó su actividad en el mismo puesto de trabajo, y que sus funciones eran idénticas a las de los funcionarios de carrera pertenecientes a la misma categoría profesional. Según el juzgador “… el Ayuntamiento de Madrid no aportó prueba de que, durante dicho período, se organizara una convocatoria para la provisión de puestos de trabajo o se aprobara una oferta pública de empleo”, y de los datos disponibles se desconocía si la plaza que ocupaba la interesada había sido cubierta por medio de promoción interna, concurso, oposición u otro proceso de selección. Más relevante a efectos jurídicos me parece el argumento del juzgador de que la Corporación Local no había acreditado la “inaplazable necesidad” de nombrar a la funcionaria interina en la plaza ocupada, a la par que también se desconocía la razón por la que estaba vacante la plaza.

Reconoce el juzgador que no hay indemnización por finalización de servicio de un funcionario de carrera, y de ahí que no sería de aplicación la cláusula 4 (principio de no discriminación) del acuerdo marco, y que tampoco sería comparable la situación de la funcionaria interina con la de una trabajadora laboral temporal que sí perciba, hipotéticamente, una indemnización, ya que la comparación entre dos situaciones de temporalidad está excluida del ámbito de aplicación del Acuerdo Marco.

Sin embargo, el juzgador tiene dudas de la adecuación de la normativa española a la comunitaria, y se pregunta si la funcionaria interina tendría derecho a la indemnización “por analogía con el personal laboral temporal o por aplicación vertical directa del Derecho primario de la Unión”. Así, el juzgador remitente, tal como puede leerse en el apartado 35, “considera que la sanción que consiste en transformar la relación de servicio de duración determinada en una relación de servicio estable es la única que permite cumplir con los objetivos perseguidos por la Directiva 1999/70. Sin embargo, a su juicio, esta Directiva no se ha transpuesto en Derecho español en lo que atañe al sector público. De este modo, se pregunta si, sobre la base de la cláusula 5 del Acuerdo Marco, puede abonarse una indemnización en concepto de sanción”.

Toda la anterior argumentación, que tiene como punto de referencia básico, a mi parecer, que la única forma de garantizar el cumplimiento de la cláusula 5 del Acuerdo marco sería que el trabajador interino pasara a adquirir firmeza en su relación con la Administración empleadora, le lleva a formular tres preguntas en la cuestión prejudicial, que son las siguientes:

“1)   ¿Es correcta la interpretación que se hace de la cláusula 4.ª del Acuerdo Marco, al entender que una situación como la que se describe, en la que el funcionario interino realiza el mismo trabajo que el funcionario de carrera (funcionario de carrera que no goza de derecho de indemnización porque la situación de la que traería causa no existe en su régimen jurídico), no es encuadrable en la situación que en la misma se describe?

2)      ¿Es conforme con el Acuerdo Marco anexo a la Directiva [1999/70] la interpretación que se hace para así conseguir sus objetivos, al tratarse el derecho a la igualdad de trato y la prohibición de discriminación de un principio general de la UE concretado en una Directiva (arts. 20 y 21 CDFUE), artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y considerarse derechos sociales fundamentales, artículo 151 y 153 del TFUE que el derecho a la indemnización del funcionario interino puede alcanzarse, ya sea desde la comparación [con el] trabajador laboral temporal, ya que su condición (funcionarial o laboral) solo depende del empleador público o bien mediante la aplicación directa vertical predicable [del] Derecho originario Europeo?

3)      Atendiendo, en su caso, a la existencia de abuso en la contratación temporal, dirigida a satisfacer necesidades permanentes, sin que exista causa objetiva, contratación ajena a la urgente y perentoria necesidad que la justifica, sin que exista sanción o límites efectivos en nuestro Derecho nacional, ¿sería acorde con los objetivos perseguidos por la Directiva [1999/70], como medida para prevenir el abuso y eliminar la consecuencia de la infracción del Derecho de la Unión, en caso de que el empleador no dé fijeza al trabajador, una indemnización, equiparable a la de despido improcedente, indemnización como sanción adecuada, proporcional, eficaz y disuasoria?”.


3. El TJUE procede primeramente al repaso de la normativa europea y estatal española aplicable.

De la normativa europea son referenciados los arts. 1 y 2, párrafo primero, de la Directiva 1999/70, así como también las cláusulas 3 (definiciones), 4 (principio de no discriminación), y 5 (medidas destinadas a evitar la utilización abusiva) del Acuerdo marco anexo a la Directiva.

Del derecho español se menciona en primer lugar, la disposición adicional primera del Real Decreto 896/1991, de 7 de junio, por el que se establecen las reglas básicas y los programas mínimos a que debe ajustarse el procedimiento de selección de los funcionarios de Administración Local; a continuación, los arts. 8, 10 y 70.1 del Real Decreto Legislativo 5/2015 de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público; por fin, de la Ley del Estatuto de los trabajadores son mencionados los arts. 49, 52, 53.1 a), y 56.

4. Al responder a la primera pregunta formulada por el JCA El TJUE recuerda cuál es su doctrina ya consolidada sobre la interpretación de la cláusula 4.1 del Acuerdo Marco y se remite en concreto a su sentencia de 5 de junio de 2018 (asunto C-677/16), cual es “aplicar el principio de no discriminación a los trabajadores con contrato de duración determinada con la finalidad de impedir que una relación laboral de esta naturaleza sea utilizada por un empleador para privar a dichos trabajadores de derechos reconocidos a los trabajadores con contrato de duración indefinida”.  
Más adelante expone, siguiendo también su consolidada jurisprudencia al respecto, que quien presta sus servicios como funcionaria interina está incluida, ex cláusula 3.1, en el concepto de “trabajador con contrato de duración determinada”, y que la indemnización por finalización de contrato, reclamada por la demandante en instancia, se incluye en el concepto de “condiciones de trabajo” ex cláusula 4.1.

Dicho sea incidentalmente,  la lectura de la sentencia me ha sido de mucha utilidad para tener conocimiento de un auto del TJUE de 12 de junio de 2019(asunto C-367/18),    dictado con ocasión de la cuestión deinconstitucional planteada por la Sala de lo C-A del TS mediante auto de 4 demayo de 2018, del que fue ponente el magistrado Nicolás A. Maurandi

El TS elevó al TJUE las tres cuestiones siguientes: “1.- ¿La cláusula 4 del Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, que figura en el Anexo de la Directiva 1999/70, debe interpretarse en el sentido de que se opone a la normativa nacional española que en el artículo 12.3 del Texto refundido del Estatuto del Empleado Público (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 30 de octubre), dispone el cese libre sin indemnización, y por el contrario, sí establece una indemnización en el artículo 49.1.c) del Texto refundido del Estatuto de los Trabajadores (Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre) cuando se produce la extinción de un contrato de trabajo que obedece a determinadas causa(s) legalmente tasadas? 2.- Para el caso de ser negativa la respuesta a la cuestión primera, ¿se enmarca dentro del ámbito de la cláusula 5 del Acuerdo Marco una medida como la establecida por el legislador español, consistente en fijar una indemnización de 12 días por año trabajado, a percibir por el trabajador a la finalización de un contrato temporal aun cuando la contratación temporal se haya limitado a un único contrato? 3.- De ser positiva la respuesta a la cuestión segunda, ¿es contraria a la cláusula 5 del Acuerdo Marco una disposición legal que reconoce a los trabajadores de duración determinada una indemnización de 12 días por año trabajado a la finalización del contrato, pero excluye de la misma al personal eventual antes mencionado cuando se produce su cese libre?

Pues bien el TJUE falló sobre la primera cuestión que “La cláusula 4, apartado 1, del Acuerdo Marco sobre el Trabajo de Duración Determinada, celebrado el 18 de marzo de 1999, que figura en el anexo de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el Trabajo de Duración Determinada, debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna al personal eventual, que ejerce funciones expresamente calificadas de confianza o asesoramiento especial, con motivo del cese libre en sus funciones, mientras que se concede una indemnización al personal laboral fijo con motivo de la extinción de su contrato de trabajo por una causa objetiva”, y declaró inadmisibles la segunda y la tercera, por ser de naturaleza meramente hipotética.
5. ¿Existe diferencia de trato entre el funcionario interino y el de carrera cuando se extingue su relación de servicios? No, porque en ningún caso se percibe la indemnización que reclama la demandante, por lo que el TS sienta ya una primera conclusión, cual es que la cláusula 4.1 no se opone a una normativa como la española que no prevé indemnización alguna cuando la relación funcionarial se extingue de forma “ordinaria”, ya se trate de personal interino o de carrera.
Ahora bien sentada esta regla general, la Sala se plantea si puede haber una diferencia de trato no justificada entre el supuesto ahora debatido y el de una extinción de un contrato de trabajo indefinido por causas objetivas al amparo del art. 52 LET, y lo hace tanto porque así se infiere del auto del JCA como porque en el trámite de las preguntas formuladas en la vista oral el TJUE dedujo (ver apartado 39) que “la plaza que ocupaba la interesada cuando prestaba servicios para el Ayuntamiento de Madrid como funcionaria interina “también podía ser ocupada por personal laboral fijo, y que un trabajador fijo prestaba servicios en dicho Ayuntamiento en un puesto idéntico durante el mismo período”. 

Remite la Sala al órgano jurisdiccional remitente, con cita nuevamente del auto de 12 de junio de 2019 (asunto C-367/18) a que compruebe tales datos y determine, en su caso, “si los funcionarios interinos, como la interesada, se encuentran en una situación comparable a la del personal laboral fijo contratado por el Ayuntamiento de Madrid durante el mismo período de tiempo”, pero inmediatamente marca las “reglas del juego” respecto a esa hipotética comparación, reiterando una vez más la doctrina sentada desde las sentencias de 5 de junio de 2018, asuntos C-574/16 y C-677/16, seguida después por el llamado caso Ana de Diego Porras II, la sentencia de 21 de noviembre de 2018 (asunto C-619/17), y subrayando que debemos estar en presencia de dos situaciones “comparables”, entre una relación temporal y otra indefinida, para poder determinar si es aplicable la cláusula 4.1; o dicho con las propias palabras de la sentencia, “es necesario comprobar si existe una razón objetiva por la que la finalización de la relación de servicio de los funcionarios interinos no deba dar lugar al abono de indemnización alguna, mientras que los trabajadores fijos perciben una indemnización cuando son despedidos por alguna de las causas previstas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores”.

Sí existe para el TJUE dicha razón objetiva desde las citadas sentencias de 5 de junio que modificaron la doctrina fijada en la sentencia de  14 de septiembre de 2016 (asunto C-596/14) conocida como caso Ana de Diego Porras I, cual es que el objeto específico de la indemnización regulada en el art. 53.1 a) LET “al igual que el contexto particular en el que se abona, constituyen una razón objetiva que justifica una diferencia de trato como la mencionada en el apartado anterior”, dado que la finalización de una relación laboral de duración determinada “se produce en un contexto sensiblemente diferente, desde los puntos de vista tanto fáctico como jurídico, de aquel en el que el contrato de trabajo de un trabajador fijo se extingue debido a la concurrencia de una de las causas previstas en el artículo 52 LET”. La llamada “cláusula de conocimiento de no fijeza” de la relación, contractual o funcionarial existente, es la que lleva a la diferenciación jurídica entre la extinción de una de duración determinada y otra con carácter indefinido. 

Ya marcadas claramente las reglas del juego, el TJUE parece darle nuevamente cancha al juzgador de instancia, ya que puede realizar “las comprobaciones oportunas”, pero se la corta inmediatamente ya que partiendo de los datos fácticos, cuales son que la demandante finalizó su relación de servicios  “al producirse el acontecimiento previsto a estos efectos, a saber, que la plaza que ocupaba temporalmente pasó a ser ocupada de forma permanente mediante el nombramiento de un funcionario de carrera”, concluye, en segunda respuesta que reitera y confirma la primera, que la cláusula 4. 1 del Acuerdo Marco “debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna por cese a los funcionarios interinos, mientras que prevé el pago de una indemnización al personal laboral fijo cuando se extingue el contrato de trabajo por concurrir una causa objetiva”.

6. Pasa a continuación el TJUE a examinar la segunda cuestión planteada, en concreto la posible entrada en juego del dos preceptos del TFUE, arts. 151 y 153, dos de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, art. 20 y 21, y nuevamente el apartado 4.1 del Acuerdo Marco, ya que podrían interpretarse, tal es el parece del JCA y ahora lo pregunta al TJUE, en el sentido de oponerse a una normativa como la española que no prevé indemnización alguna cuando cesa un funcionario interino, ya que no la prevé el EBEP, mientras que sí la prevé la LET cuando se extingue un contrato de duración determinada de obra o servicio, o por necesidades de la producción.

Recordatorio obligado, en primer lugar, por parte del TJUE: la cláusula 4.1 se refiere a diferencias de trato entre trabajadores con contratos temporales y otros con contratos indefinidos. No incluye las diferencias de trato que puedan darse entre dos supuestos de prestación  de servicios de duración determinada como son una relación funcionarial interina y una contratación laboral de duración determinada, pero no en el ámbito público por razón de la duración de la relación de servicio sino, trayendo a colación la doctrina reflejada en la sentencia de 14 de septiembre de 2016, (asunto 16/15), por basarse dicha diferencia de trato en la naturaleza, funcionarial o laboral, de cada relación. Es decir, la cláusula 4.1 no se opone a la existencia de un marco normativo como el antes descrito, 

Rechazará la Sala la interpretación propuesta por el JCA de los artículos citados del TFUE, dado que solo fijan objetivos y medidas generales de política social de la Unión, y de la CDFUE tras un amplio recordatorio de su ámbito de aplicación, que presupone “la existencia de un vínculo de conexión entre un acto del Derecho de la Unión y la medida nacional de que se trate de un grado superior a la proximidad de las materias consideradas o a las incidencias indirectas de una de ellas en la otra (sentencia de 6 de octubre de 2016, Paoletti y otros, C-218/15, EU:C:2016:748, apartado 14 y jurisprudencia citada)”.


Enfrentadas las tesis de la parte demandante, que alega que el art. 49.1 c) LET tiene por finalidad aplicar la cláusula 5.1 del Acuerdo Marco, y rechazada de plano esta tesis por el gobierno español, el TJUE acudirá a su sentencia de 21 de noviembre de 2018 (asunto C-619/17, caso Ana de Diego Porras II), para recordarnos que la indemnización de 12 días reguladas en ese precepto no está incluida en ese precepto, por no permitir alcanzar el objetivo perseguido por la cláusula, cual es "la prevención de los abusos derivados de la utilización de sucesivos contratos o relaciones laborales de duración determinada”, por cuanto esta indemnización se concede tanto en supuestos de contratación conforme a derecho o cuando no lo sea (y siempre que finalice sin que se impugne el cese ante la jurisdicción social, en cuyo caso la indemnización sería la del despido improcedente si la sentencia declarara su improcedencia), por lo que no entra dentro de las medidas que podrían calificarse de “eficaces y disuasorias” para garantizar “una medida suficientemente eficaz y disuasoria para garantizar la plena eficacia de las normas adoptadas de conformidad con el Acuerdo Marco (véase, en este sentido, la sentencia de 21 de noviembre de 2018, De Diego Porras”.


En definitiva no hay interpretación posible del art. 49.1 c) LET como medida de aplicación de la cláusula 5.1, y por tanto tampoco puede entrar en juego la CDFUE por no tratarse de una “aplicación del Derecho de la Unión”. Por consiguiente, y descartada la aplicación de la CDFUE, el TJUE fallará declarando que tanto los arts. 151 y 153 del TFUE como la cláusula 4.1 del Acuerdo Marco “no se oponen a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna por cese a los funcionarios interinos, mientras que al personal laboral temporal se le concede una indemnización al finalizar el contrato de trabajo”.

7. Finalmente, la Sala procede a examinar la tercera cuestión, que declarará inadmisible, y por tanto no entrará a conocer de ellas, por llegar a la conclusión de que es meramente hipotética. Probablemente la cuestión planteada fuera la que más interés había levantado en punto a dar una respuesta eficaz y adecuada a actuaciones contrarias a derecho por parte de la Administración en materia de contratación de duración determinada o de relación funcionarial interina, ya que planteaba si sería acorde con los objetivos perseguidos por la Directiva 1999/70, “como medida para prevenir el abuso y eliminar la consecuencia de la infracción del Derecho de la Unión, en caso de que el empleador no dé fijeza al trabajador, una indemnización, equiparable a la de despido improcedente, indemnización como sanción adecuada, proporcional, eficaz y disuasoria?”.

El TJUE acogerá, pues, la tesis del gobierno español de considerar inadmisible esta cuestión, por cuanto en el litigio en juego no podría aplicarse la cláusula 5.1 dado que solo existió una relación y no se produjo ningún abuso ya que esta finalizó cuando se cubrió la plaza por un funcionario de carrera. La Sala parte de los datos fácticos del caso, aportados, no se olvide, por el auto, y también de las observaciones expuesta en la vista oral, y del primero concluye que el juzgado remitente no ha proporcionado “ningún indicio que permita considerar que la Sra. …haya trabajado para el Ayuntamiento de Madrid en el marco de varias relaciones de servicio o que, en virtud del Derecho español, deba considerarse que la situación controvertida en el litigio principal se caracteriza por la existencia de sucesivas relaciones de servicio de duración determinada”. 

No parece pues, que los datos aportados en el auto y las tesis defendidas en este hayan contribuido al éxito de la pretensión sino más bien todo lo contrario, ya que sólo ha habido una prestación de servicios en la misma plaza “de forma constante y continuada”, primera y única que ha vinculado a la parte empresarial y trabajadora, sin que este caso se haya discutido el impacto de una duración “inusualmente larga” de la interinidad y sus posibles efectos.

8. Concluyo. Primera de las sentencias “esperadas” con indudable interés por parte de las cada vez más numerosas asociaciones de personal interino en el ámbito público, existentes tanto en ámbito estatal como autonómicos y locales, y que no creo, con toda sinceridad, que les haya satisfecho. Toca ahora esperar a la considerada más importante, la que se dictará, aún sin fecha prevista, en los asuntos C-103/18y C-429/18, acumulados,  por las consecuencias que puedan tener sobre la consecución, tan deseada, de la estabilidad en su empleo, o dicho de otra forma el conseguir la “fijeza” tan deseada por quien lleva varios años en la incertidumbre (para él o ella, no para el TJUE si hemos de hacer caso a su jurisprudencia desde las sentencias de 5 de junio de 2018, casos Lucia Montero Mateos y Grupo Norte Facility) de cuánto tiempo mantendrá su vínculo con la Administración, incertidumbre que es mayor cuando no se ha convocado la OEP o bien cuando aun habiéndose convocado no se está llevando a cabo.   

Mientras tanto, buena lectura.

Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020. Notas al informe de la OIT y amplio recordatorio de los anteriores (2014 a 2019).


1. Es objeto de atención en esta entrada el último informe de la Organización Internacional delTrabajo “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2020”, hecho público el lunes 20 de enero y cuya presentación en España, con referencias concretas al contenido que afecta a nuestro país, fue efectuado por el director de la Oficina de la OIT en España Joaquín Nieto y que han sido muy bien recogidas en los artículos publicados el mismo día 20 por las redactoras Laura Olías (eldiario.es) y Raquel Pascual (Cinco Días/el País) en sus artículos titulados “La OIT cifra en 64.500 millones de euros al año la pérdidaen la renta de los trabajadores en España desde 2009” y “El mercado laboralespañol no encuentra sitio para 5,4 millones de personas”

Un amplio resumenejecutivo del Informe se encuentra disponible en castellano, habiendo sido publicado el texto íntegro en inglés. Al documento se acompañan en la páginaweb dos vídeos que ilustran sobre su contenido más destacado, junto con una amplia síntesis de aquel y las declaraciones del Director General Guy Rider, quien afirmó que  “Para millones de personas comunes es cada vez más difícil construir vidas mejores basadas en sus trabajos.. La persistencia y la amplitud de la exclusión y de las desigualdades relacionadas con el trabajo les impiden encontrar un trabajo decente y forjarse un futuro mejor. Esta es una conclusión extremadamente preocupante que tiene repercusiones graves y alarmantes para la cohesión social”.

2. Procedo en primer lugar a efectuar un repaso de los contenidos más destacados a mi parecer de los informes mundiales publicados desde 2014, para poder efectuar un seguimiento, y comparación, de todas las temáticas abordadas desde entonces.

A) El 21 de enero se hacía público el informe “Tendencias mundiales del empleo 2014”, con un título, en forma de interrogante, muy claro y expresivo: “¿Hacia una recuperación sin creación de empleo?”. El informe abunda y profundiza en la preocupación manifestada en los de años anteriores sobre los escaso logros en la lucha a escala mundial para reducir los niveles de desempleo, mejorar la calidad del trabajo y adoptar medidas sociales que corrijan las cada vez más creciente desigualdades poniendo de manifiesto en su presentación,  a cargo del director del Instituto de Estudios Laborales de la OIT Raymond Torres, que el sistema financiero “sigue siendo el talón de Aquiles de la economía mundial”, y que muy pocos progresos se han realizado “en la reducción de la pobreza y de las formas vulnerables de empleo como el trabajo informal y la economía irregular”.

Las cifras que facilita la OIT a escala mundial pueden parecer que están alejadas de las realidades y problemas que sufren quienes se encuentran en difícil situación en su parcela laboral, pero en modo alguno lo son cuando tratas de entender cuál es la realidad que nos encontramos a escala global. Extraigo aquellas que más me han llamado la atención: “Se calcula que en 2013 el número de personas desempleadas se situó cerca de los 202 millones, un aumento de casi 5 millones respecto del año anterior, lo que significa que el empleo está creciendo a un ritmo más lento que la fuerza de trabajo…. En conjunto, el déficit mundial de empleo generado relacionado con la crisis desde el inicio de ésta en 2008, agregando a un número de por sí considerable de buscadores de empleo, sigue aumentando. En 2013, el déficit ascendió a 62 millones de empleos, incluidos 32 millones de personas más que buscaban trabajo, 23 millones que se desalentaron y habían dejado de buscar y 7 millones de personas económicamente inactivas que optaron por no participar en el mercado de trabajo”. La situación de los jóvenes es especialmente preocupante ya que cerca de 75,4 millones (entre 15 y 24 años) estuvieron desempleados durante el año anterior, un porcentaje del 13,1 %, “un valor tres veces superior al de la tasa de desempleo de los adultos”, con un incremento del número de personas desempleadas de larga duración, reducción de la tasa de participación en el marcado laboral con respecto a la existente al inicio de la crisis, e incremento del número de personas que tienen un empleo vulnerable, de tal manera que “el empleo por cuenta propia y el desempeñado por trabajadores familiares auxiliares representa el 48 % del total del empleo”.

Aunque haya disminuido de forma notable desde principios del siglo XXI, y es una noticia de la que sólo cabe felicitarse, el número de trabajadores pobres, es decir aquellos que a pesar de tener un trabajo no pueden escapar de una situación de pobreza, los datos siguen siendo muy preocupantes, y además el Informe pone de relieve que la reducción parece haberse estancado, de tal manera que “Se calcula que, en 2013, 375 millones de trabajadores (un 11.9 por ciento del total de empleados) vivían con menos de 1,25 dólares de los Estados Unidos al día y 839 millones (o 26.7 del total de empleados) con 2 dólares al día o menos”.

Por todo ello, la OIT apuesta por la aplicación de políticas macroeconómicas para la creación de empleo y un incremento de los presupuestos destinados a las políticas activas de empleo, al objeto tanto de incorporar más personas al mercado de trabajo como de mejorar los niveles de calificación y competencias de las personas en activo.

B) El día 19 de enero se hacía público el informe “Perspectivas laborales y sociales en el mundo”, que en años anteriores se denominaba “Tendencias mundiales del empleo”. Según la nota oficial de presentación del documento, este “contiene una previsión de las tasas de desempleo a nivel mundial y examina los factores subyacentes a estas tendencias, que comprenden la persistencia de las desigualdades y la caída de la participación de los salarios. El informe considera los motores del ascenso de la clase media en el mundo en desarrollo así como el riesgo de conflictividad social, sobre todo en las regiones donde el desempleo juvenil es alto. Analiza también los factores estructurales que configuran el mundo del trabajo, como el envejecimiento de la población y la evolución de las competencias solicitadas por los empleadores”.

Se trata de un documento de mucho interés y al que todas las personas interesadas en la temática de las relaciones laborales y sociales debemos prestar atención ya que proporciona las grandes cifras y datos globales de cuál es el estado de la cuestión, año a tras año, a escala internacional y europea, siendo de especial importancia su seguimiento desde el inicio de la crisis en 2008. Una crisis que no ha acabado para muchas personas, más allá de las cifras sobre creación de empleo, habiendo afirmado el director general de la OIT, Guy Rider, en la presentación del Informe, que “la crisis del empleo dista mucho de haber terminado, de manera que no hay margen para la complacencia”, destacando del Informe que seguirá incrementándose la desigualdad de ingresos, “con el 10 por ciento más rico de la población que devengará entre 30 y 40 por ciento del total de los ingresos, mientras que el 30 % más pobre ganará entre 2 y 7 por ciento del total de ingresos”.

El Informe sigue constatando la existencia de amplias brechas laborales y sociales surgidas durante la crisis, siendo un reto de futuro, muy difícil de alcanzar si no se adoptan las políticas adecuadas para ello, crear empleos en un número suficiente no sólo para acoger a quienes se incorporan al mercado de trabajo sino también para quienes quedaron fuera del mismo en años anteriores, cerca de 61 millones de personas desde 2008, por lo que para colmar aquello que la OIT ha calificado, con expresión que ha hecho fortuna, “brecha de empleo”, se calcula que será necesario crear a escala mundial 280 millones de nuevos empleos en 2019. Pero los datos y las perspectivas con las que trabaja el máximo foro mundial sociolaboral no son precisamente optimistas, ya que desde el inicio de la crisis se han incorporado 31 millones de personas a la situación de desempleo, en la que se encontraban en 2014 201 millones, previéndose un incremento de 3 millones este año y de 8 millones durante los cuatro siguientes. La cifra de trabajadores vulnerables (empleo vulnerable se define por la OIT como la suma de los trabajadores por cuenta propia más los trabajadores en negocios familiares) se cifra en 1400 millones en el mundo, con un incremento de 27 millones desde 2012, y uno de cada catorce trabajadores seguirá viviendo al finalizar este decenio “en condiciones de extrema pobreza”.

Otro dato importante a destacar del informe es el incremento de las desigualdades en las economías avanzadas, mientras que el avance en la corrección de estas en las economías emergentes y en desarrollo se ha ralentizado considerablemente. Para las economías avanzadas (no en todas ciertamente, pero España sí estaría en el grupo de las afectadas), de las que se recuerda que “tradicionalmente las desigualdades han sido muy inferiores a las de los países en desarrollo” se dice ahora que las desigualdades en los ingresos han empeorado rápidamente después de la crisis, y en algunos casos se están acercando a niveles registrados en algunas economías emergentes”. Para intentar corregir las deficiencias denunciadas en el Informe la OIT apuesta, una vez más como en anteriores informes, por el impulso de la demanda agregada y la inversión empresarial, y la reorientación de los sistemas crediticios para apoyar la economía real y con especial atención a las pequeñas empresas, junto con políticas del mercado de trabajo y fiscales bien diseñadas. Igualmente, “también hay que afrontar las persistentes vulnerabilidades sociales vinculadas a la frágil recuperación laboral, principalmente el elevado desempleo de los jóvenes, el desempleo de larga duración y el abandono del mercado de trabajo, sobre todo entre las mujeres. Para ello es preciso emprender reformas del mercado de trabajo inclusivas con objeto de apoyar la participación, promover la calidad del empleo y actualizar las calificaciones”.  Tampoco se olvida la OIT de la situación laboral y social de los jóvenes, con tasas de desempleo que triplican a las de los adultos, con la necesidad de adoptar medidas formativas y laborales que corrijan la situación actual.

C) Fiel a su cita anual, el mes de enero se publicó el Informe de la OIT sobre “Perspectivas sociales y de empleo en el mundo. Tendencias 2016”, que según puede leerse en la página web “incluye una previsión de los niveles de desempleo en el mundo y examina la situación en las economías desarrolladas, emergentes y en desarrollo, con cifras y gráficos detallados. El informe presta particular atención a la proporción de empleo vulnerable, así como a la magnitud de la economía informal. Propone además orientaciones políticas para estimular las oportunidades de trabajo decente en todo el mundo”.  En su presentación, su director general Guy Rider explicó que “La significativa desaceleración de las economías emergentes junto a una drástica disminución de los precios de las materias primas tiene un efecto negativo sobre el mundo del trabajo”, así como también que “Muchos trabajadores y trabajadoras tienen que aceptar empleos mal remunerados, tanto en las economías emergentes como en las en desarrollo y, cada vez más, en los países desarrollados. A pesar de la disminución del número de desempleados en algunos países de la Unión Europea y en Estados Unidos, demasiadas personas aún no tienen trabajo. Es necesario emprender una acción urgente para estimular las oportunidades de trabajo decente, o corremos el riesgo de que se intensifiquen las tensiones sociales”. Para Raymond Torres, Director del Departamento de Investigación de la OIT, “La inestabilidad del contexto económico asociada con la volatilidad de los flujos de capital, la persistente disfunción de los mercados financieros y la insuficiente demanda mundial, siguen afectando a las empresas y desincentivan las inversiones y la creación de empleo”.

El Informe de 2016 pone de manifiesto el impacto que ha  tenido el debilitamiento de la economía en el aumento del desempleo a escala mundial, situando su  origen en factores que no son en modo alguno actuales sino que vienen de lejos, como el descenso de la inversión de capital a largo plazo, el envejecimiento demográfico, la creciente desigualdad y el debilitamiento de la productividad”, de tal manera que en 2015 el número de personas desempleadas alcanzó los 197 millones, dado que implica no sólo el crecimiento en un millón del número de desempleados con respecto a 2014, sino también, y mucho más relevante, de veintisiete millones con respecto a los años anteriores al inicio de la crisis, crecimiento que se ha concentrado en gran medida en los países emergentes y en desarrollo, a diferencia de los avances operados en Estados Unidos y Europa, si bien el Informe no olvida recordar que el sur de Europa, y por tanto en España, “… a pesar de ciertas mejoras, las tasa de desempleo han seguido altas”. Las perspectivas laborales no son precisamente halagüeñas de cara al futuro, antes las cada vez más importantes incertidumbres económicas, y se vaticina un crecimiento del desempleo en 2,3 millones este año y 1,1 más en 2017.

No sólo preocupa el desempleo a la OIT, sino que también es motivo de atención la fragilidad o vulnerabilidad del empleo que se crea, y por consiguiente la calidad del trabajo debe ponerse en el punto de mira de las políticas de empleo. Aquí no incluye la OIT todos los supuestos en los que puede observarse tal fragilidad (estoy pensando en el trabajo temporal permanente, o en el trabajo a tiempo parcial involuntario ante la falta de posibilidades de acceder a un empleo a tiempo completo, aunque sí los califica de subempleo y con especial impacto entre los jóvenes y las mujeres), sino que se refiere al trabajo por cuenta propia (en bastantes ocasiones, además, una versión jurídica del falso autónomo, ya que sus condiciones laborales le acercan en gran medida a un trabajador por cuenta ajena) y al trabajo familiar no remunerado, constatando  que, a pesar de haberse producido una ligera disminución desde el inicio de la crisis, todavía supone el 46 % del empleo total en el mundo, o lo que es lo mismo más de 1.500 millones de personas, con porcentajes que alcanzan el 70 % en el Sur de Asia y en el África Subsahariana.

Otros datos no menos destacados del Informe, y ya se había alertado de ellos en años anteriores sin haber recibido respuesta alguna por la mayor parte de dirigentes de los países a los que iba dirigido, es la constatación de un crecimiento más lento y por consiguiente, en cuanto que dicho crecimiento va de la mano con un aumento de las desigualdades sociales, la menor posibilidad de acceso al nivel de vida de la clase media en buena parte de los países emergentes y en desarrollo, circunstancia que “puede alimentar el malestar social”. Además, también en los países desarrollados se constata por el Informe que la alta tasa de desempleo entre los hombres jóvenes “es, a menudo, un factor determinante, en los movimientos políticos y sociales”.

Por cierto, también se observa este malestar en los países desarrollados, y los datos reunidos por la OIT ponen de manifiesto que hay motivo más que justificado para ello, ante el importante aumento de la desigualdad de ingresos, de tal manera que “mientras que los ingresos más altos continúan creciendo, el 40 por ciento más pobre de los hogares se ha ido quedando atrás desde el inicio de la crisis mundial”.

En fin, el Informe de la OIT constata que el número de trabajadores en situación de pobreza moderada o casi moderada se ha incrementado desde el año 2000 (entendiendo por tal situación quienes viven con un ingreso entre 1,90 y 5 $ diarios en términos de paridad de poder adquisitivo), dato que pone claramente de manifiesto el deterioro de la remuneración de muchas personas trabajadoras. En este punto, es necesario resaltar que la calidad de empleo, junto con la cantidad, debe ser un elemento importante de atención para la mayor parte de países, y no menos el desarrollo de un sistema de protección social adecuado que cubra las necesidades de las personas afectadas por situaciones de pérdida de empleo y de carencia de recursos. Por decirlo con las propias palabras del documento, “hacer del trabajo decente un pilar central de la estrategia política no sólo aliviaría la crisis del empleo y mejoraría las diferencias sociales, sino que también contribuiría a poner al mundo económico en una senda de crecimiento económico mejor y más sostenible”. Recuérdese aquí el dato recogido en el Informe de 2015 sobre la falta de protección social de muchos trabajadores en el mundo: solo el 5 % de los trabajadores vulnerables tienen acceso a ellos, y el 40 % de los trabajadores asalariados no están protegidos.

Y en esta compleja realidad económica y social, ¿qué hay que decir sobre la migración y su impacto en los mercados de trabajo de los países de acogida, y más en estos momentos en los que, en concreto en la Unión Europea, hay un intenso debate sobre cómo afectara la mayor presencia de refugiados? Pues bien, el planteamiento de la OIT destaca que la migración “es un mecanismo importante para equilibrar la oferta y demanda de trabajo entre los países”, y que el flujo de refugiados llegado a Europa hace del todo punto necesario “facilitar su entrada en el mercado de trabajo lo más rápida y eficazmente posible”, enfatizando algo que también ha sido destacado desde ámbitos económicos pero que cuesta mucho más de asumir por buena parte de la población, cual es que “a largo plazo, la afluencia de migrantes ayudará a suplir la escasez de habilidades en ciertas áreas, así como a mitigar los riesgos asociados con el estancamiento secular”

D) El 12 de enero fue publicado en la página web de la OIT su Informe “Perspectivas sociales y de empleo en el mundo. Tendencias 2017”. El texto se acompaña de un vídeo en el que algunos economistas de la OIT realizan una breve y muy gráfica explicación de sus contenidos más destacados, junto con mapas y cuadros interactivos en los que se puede consultar en qué países es más elevado el desempleo, en cuáles tiene los trabajadores más posibilidades de encontrarse en una situación de vulnerabilidad y en los que tienen asimismo más posibilidades de vivir en situación de pobreza aun cuando realicen una actividad laboral.

En la presentación del documento, el director general de la OIT Guy Rider afirmó que “Estamos enfrentando un doble desafío: reparar los daños causados por la crisis económica y social mundial y crear empleos de calidad para las decenas de millones de personas que cada año se incorporan al mercado laboral”, y señaló algunos de los problemas que analiza y examina el informe: “El crecimiento económico sigue defraudando y es inferior al esperado, tanto en su nivel como en su grado de inclusión. Esto dibuja un cuadro inquietante para la economía mundial y su capacidad de crear empleos suficientes, mucho menos empleos de calidad. La persistencia de un alto nivel de formas de empleo vulnerable, asociada a una evidente falta de progresos en la calidad de los empleos – aún en países donde las cifras agregadas están mejorando – es alarmante. Debemos garantizar que las ganancias del crecimiento sean compartidas de manera inclusiva”. 

El informe pone de manifiesto que el crecimiento económico a escala mundial sigue siendo “decepcionante” por no poder dar debida respuesta a las necesidades de creación de empleo, y de su calidad, para la población que ha quedado en situación de desempleo y aquella que se incorpora anualmente al mercado de trabajo, de tal manera que la cantidad y la calidad del empleo, y el reparto inclusivo del crecimiento, siguen siendo retos importantes a los que la política debe dar respuesta si quiere atender a las necesidades de la inmensa mayoría de ciudadanos y no sólo a una inmensa minoría. Muy probablemente los cambios que se avecina en Estados Unidos, las consecuencias del Brexit en el Reino Unido y los problemas de varios países emergentes, llevan al informe a manifestar su preocupación por la “elevada incertidumbre sobre la economía mundial”.

Al igual que en informes anteriores el documento cuantifica las tasas de desempleo y las necesidades de creación de empleos para evitar que se siga incrementando aquel, poniendo de manifiesto que una sola décima de incremento (5,7 a 5,8 %) implica 3,4 millones más de personas desempleadas en todo el mundo, llegándose a la cifra de 2011 millones de desempleados en 2017 si se mantiene las tendencias actuales. Para la OIT es especialmente preocupante la situación de los países emergentes, con particular atención a la situación de Brasil. Respecto a los llamados países desarrollados, preocupa especialmente el incremento del desempleo de larga duración o de muy larga duración, por las consecuencias que dicha inactividad tiene sobre las reales posibilidades de reincorporación al mundo laboral y su automática conversión en un desempleo estructural. Respecto a los países en desarrollo, la preocupación no es tanto por la situación de desempleo (aunque ciertamente no se olvide su importancia) sino por el importante número de trabajadores que ocupan empleos de muy poca calidad, siendo especialmente afectados los trabajadores autónomos, los trabajadores familiares no remunerados y los llamados trabajadores pobres (working poors), es decir aquellos que aun prestando una actividad laboral no disponen de recursos económicos suficientes para salir de la situación de pobreza.

En efecto, si la cantidad preocupa, aún más la calidad del empleo, dado que aquellos trabajadores que se encuentran en situación de vulnerabilidad suelen ocupar empleos más precarios, con consecuencias también sobre el grado de protección social que puedan tener. No niega el informe que se han producido mejoras en las tasas de personas sometidas a tales condiciones, pero sigue manifestando su preocupación en cuanto que cerca del 42 % del empleo total en 2017, lo que supone 1.400 millones de personas, tenga un elevado grado de vulnerabilidad, porcentaje que se incrementa hasta el 50 % en los países emergentes, y a un 80 % en los países en desarrollo, siendo las dos regiones más afectadas las de Asia Meridional y África subsahariana.

En todos los informes elaborados por la OIT hay una especial preocupación por los trabajadores pobres y el ritmo de disminución de su número a escala mundial, considerando en situación de pobreza moderada a quienes viven con menos de 3,10 dólares USA en paridad de poder adquisitivo. Pues bien, el Informe por una parte muestra su satisfacción por el descenso del porcentaje de personas que se encuentran en tal situación, que podrá reducirse hasta el 28,7 % en 2017, pero por otra parte se preocupa por la desaceleración que se observa en la reducción, e incluso se constata que están nuevamente aumentando en países en desarrollo, a diferencia de lo ocurrido en países emergentes, previéndose que en aquellos el número de personas trabajadoras pobres aumente en tres millones anuales durante los dos próximos años.

El incremento de las desigualdades provoca sin duda alguna un aumento del descontento social y la posibilidad de conflictos sociales importantes. La tendencia, ya constatada en informes de años anteriores, se reitera en el informe 2017, con particular preocupación para las desigualdades por razón de género y el incremento de las brechas (no únicamente la salarial) entre hombres y mujeres en perjuicio de estas últimas, recordando en este punto el Informe Mundial sobre los salarios 2016/17 en el que se constataba las diferencias existentes “pese a las legislaciones en materia de remuneración equitativa adoptadas en varios países”. La falta de empleo decente en buena parte de países en desarrollo y en países emergentes incentiva el interés (forzado, no se olvide, en la mayor parte de las ocasiones) en la emigración, poniendo de manifiesto el informe que en el África subsahariana, América Latina y el Caribe, y África del Norte, la proporción de personas dispuestas a desplazarse al extranjero es del 32, 30 y 27 % respectivamente.

En la última parte del informe, se constata la necesidad de adoptar medidas que tiendan a superar las limitaciones estructurales al crecimiento como a evitar, y corregir, el incremento de las desigualdades, y se insiste, como en informes anteriores, en apostar por estímulos al crecimiento que se incorporen en las políticas macroeconómicas, un incremento de la inversión pública que podría contribuir a la reducción del desempleo y “apaciguar los miedos de un crecimiento reducido y, por lo mismos, incrementar la demanda de inversión”. No se olvida el informe, aunque se trate sólo de una referencia colateral en el marco más amplio del análisis de las tendencias mundiales del impacto que tiene en desarrollo tecnológico sobre el crecimiento económico y los cambios en el empleo y la organización de trabajo, anunciando que en el marco de la iniciativa lanzada sobre el futuro del trabajo será objeto de especial atención su implicación tanto en la cantidad como en la calidad del empleo. 

E) El 22 de enero fue publicado el Informe de la OIT “Perspectivas sociales y de empleo en el mundo. Tendencias 2018”. El texto se acompaña de un vídeo en el que se muestran las previsiones sobre el mercado laboral mundial en 2018, y también de un buscador de datos con varios apartados específicos (Desempleo, Empleo, Empleo por sectores, Empleo vulnerable, Empleadores, Asalariados, Fuerza de trabajo, Fuera de la fuerza de trabajo).

En la presentación del Informe, el Director General de la OIT, Guy Rider, manifestó que “Aun cuando el desempleo mundial se ha estabilizado, los déficits de trabajo decente siguen estando muy extendidos: la economía mundial todavía no crea empleos suficientes. Es necesario desplegar esfuerzos adicionales a fin de mejorar la calidad del empleo para las personas que trabajan y garantizar que las ganancias del crecimiento sean distribuidas equitativamente”. En la nota de prensa oficial de presentación, se pone de manifiesto que “A medida que la economía mundial se recupera, la población activa continúa aumentando, y por ello en 2018 el desempleo mundial debería mantenerse al mismo nivel del año pasado”.

El informe, que al igual que los de años anteriores debe ser leído con mucha atención por todas las personas interesadas en el estudio de los mercados de trabajo y las relaciones laborales, tanto por la excelente información facilitada a escala mundial como por las reflexiones y propuestas que quienes lo han redactado formulan, consta de diversos capítulos (tras el resumen ejecutivo): en primer lugar,  se aborda con carácter general el empleo mundial y las tendencias sociales, para inmediatamente proceder a su análisis en las diversas zonas regionales (África, América, Estados Árabes, Asia y Pacífico, Europa y Asia Central). Sigue a continuación el estudio de las transformaciones estructurales y sus implicaciones para la calidad futura del empleo, con subepígrafes dedicados a las tendencias a largo plazo del empleo sectorial, la variación sectorial del régimen de empleo y de las condiciones de trabajo, y los cambios previsto en las condiciones de empleo debido a las tendencias sectoriales del empleo. Por último, y no menos importante, el Informe aborda el examen del envejecimiento de la población y los futuros retos que plantea para el mercado laboral.

El informe 2018 constata que el crecimiento económico a escala mundial ha sido del 3.6 % en 2017, en cuatro décimas superior al del año anterior, debido a la expansión operada en todos los países, tanto en los desarrollados como en los emergentes y en desarrollo. No obstante este crecimiento, el número de personas desempleadas no se reducirá, debido al incremento de las que se incorporan al mundo del trabajo, calculándose que el desempleo seguirá afectando a más de 192 millones de personas, con una previsión negativa de incremento de 1,3 millones para 2019, dato que demuestra la importancia de adopción de medidas que favorezcan la creación de empleo (estable y de calidad) a escala internacional.

Además, el desempleo es sólo una de las caras negativas del mercado laboral, ya que también lo es el empleo vulnerable (identificado por la OIT como aquel que incluye a los trabajadores por cuenta propia y a los trabajadores familiares auxiliares), que supone cerca del 40 % de la población mundial trabajadora, es decir unos 1.400 millones de personas, con un porcentaje altísimo en países en desarrollo (76 %) y  no menos preocupante en los emergentes (46 %), con previsión negativa de incremento anual de 17 millones para 2018 y 2019.

Otra parte del rostro poco agraciado del mercado laboral es el de las personas trabajadoras pobres, en el que sólo se ha producido un limitado avance, en términos de reducción de quienes se encuentran en tal situación, en el último año, y que al igual que ocurría con el empleo vulnerable, afecta sobremanera a los países en desarrollo y a los emergentes. La reducción de la pobreza laboral extrema, dato positivo, no va acompañada de la de la pobreza laboral moderada, de tal manera que el Informe calcula que en 2017 cera de 430 millones de personas trabajadoras de países emergentes y en desarrollo vivían con ingresos de entre 1,90 y 3,10 dólares estadounidenses.  

El mundo del trabajo tiene grandes diferencias según la zona regional que se tome en consideración, diferencias que también se refieren a los problemas concretos que deben afrontar. Sirva como ejemplo que en los países desarrollados la preocupación por el desempleo (siempre en términos agregados) no debe ser un elemento central de los debates, ya que la tasa del 5,5 % prevista para 2018 seria la más baja desde el inicio de la crisis económica y social en 2007, además de ser el sexto año de descenso continuado, pero sí lo deben ser otros relativos tanto a la cantidad como a la calidad del empleo, como son “una tasa elevada de subutilización de la mano de obra, un amplio porcentaje de  trabajadores desanimados y una creciente incidencia del empleo a tiempo parcial involuntario”, mientras que, por poner un ejemplo con datos cuantitativos semejantes pero muy diferentes problemáticas laborales, en los países en desarrollo, aun cuando la tasa de desempleo sea, incluso, algo inferior, a la de los países desarrollados (5, 3%), los auténticos problemas del mercado de trabajo serían “la persistencia del empleo de mala calidad y de la pobreza laboral”.

¿Mercados de trabajo desiguales por razón de género y de edad? La respuesta es afirmativa si hemos de hacer caso a los abundantes datos aportados en el informe sobre la desigualdad experimentada por las mujeres y también por las personas jóvenes menores de 25 años. Para las primeras, el llamado “déficit de participación en el mercado laboral (siempre con datos agregados) es de 26 puntos con respecto a los hombres; participación, que no implica menor desigualdad en el acceso efectivo al empleo o de estar ocupada en un sector de actividad y en una categoría o grupo profesional de menor entidad que aquellos en los que prestan servicios los varones. Para los jóvenes, su tasa de desempleo está cercana al 13 %, es decir tres veces mas elevada que la de los adultos, que es del 4.3 %. Un dato especialmente importante para comprender la problemática de la inmigración, y que afecta de lleno a España, es la tasa de desempleo de los jóvenes en la zona regional de África del Norte (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto y Sudán), que alcanza el 30 %.

El incremento de las desigualdades provoca sin duda alguna un aumento del descontento social y la posibilidad de conflictos sociales importantes. La tendencia, constatada en informes de años anteriores, ha experimentado un leve descenso de un punto con respecto a 2017, si bien nuevamente debe destacarse que las convulsiones políticas en África del Norte han provocado que el índice de descontento social se haya elevado hasta el 26 % es decir cuatro puntos por encima del global. Datos aportados en el informe sobre la situación del empleo y desempleo según las diversas zonas regionales tomadas en consideración, auguran a mi parecer que no decrecerá el número de migrantes de África del Norte y también del África subsahariana hacia Europa, con España en el primer punto de mira de muchos de ellos. En efecto, respecto a África del Norte, una de las conclusiones del estudio es que “A nivel mundial, la región registra la tasa de desempleo más alta debido a las grandes carencias de empleo para los jóvenes y las mujeres, quienes están significativamente sobrerrepresentados entre los desempleados”, y por lo que respecta al África subsahariana,  “Más de uno de cada tres trabajadores vive en condiciones de pobreza extrema, mientras que casi tres de cada cuatro trabajadores ocupan un empleo vulnerable”.


Un amplio capítulo del Informe está destinado a la transformación estructural que se está operando en el trabajo, y por consiguiente también en el mercado laboral, y cuáles son sus implicaciones para la calidad del trabajo, siempre planteada por la OIT desde cómo facilitar a toda persona trabajadora un empleo digno y decente. Hay una constatación generalizada de desplazamiento, o reasignación, de trabajadores entre sectores productivos como consecuencia de diversos factores económicos y sociales que afectan a nuestras sociedades, entre los que se listan “los avances tecnológicos, la acumulación de capital, la globalización, la tecnología y las políticas gubernamentales”, en el bien entendido que el sector servicios seguirá experimentando incrementos (en los países desarrollados supone el 75 % de la población trabajadora,  y más concretamente un 41 % en los servicios de mercado) y el sector de la agricultura mantendrá su tendencia descendente, siendo en este sector muy importantes las diferencias porcentuales entre los países en desarrollo (que ocupan al 70 % de su población trabajadora en la agricultura), aquellos con rentas medias bajas (40 ), los de rentas medias altas (16 %) y los países desarrollados ( 3%)

La llamada “desindustrialización precoz”, es decir el menor crecimiento de la actividad industrial en los países con menores ingresos con ocasión de la reasignación de factores de producción, lleva a la OIT a ser prudente, y manifestar dudas, con respecto al posible cambio positivo de la calidad del empleo en el tránsito del sector agrícola al de servicios, ya que en estos últimos hay una buena gama de empleo cuyas condiciones laborales son inferiores a los de la industria, en el bien entendido que esta problemática también afecta a los países desarrollados y puede provocar un incremento del empleo a tiempo parcial y el subempleo por insuficiencia de horas de trabajo.

De ahí que la OIT tenga un punto de preocupación a mi parecer incluso algo superior al manifestado en Informes de años anteriores, al afirmar que “el rumbo previsto de la transformación estructural parece tener escasas posibilidades de suscitar mejoras generalizadas de las condiciones de trabajo”, que “la mejora de las condiciones de trabajo depende de la capacidad de los trabajadores para encontrar empleos con mejores condiciones de trabajo en los sectores a los que están pasando, lo que no está garantizado en absoluto”, que un incremento de número de trabajadores que pasen de la agricultura a los servicios no implica necesariamente un descenso en la incidencia de la informalidad laboral, y poniendo de manifiesto que “para obtener los resultados de la transformación estructural en materia de trabajo decente primero se habrán de emprender iniciativas políticas firmes que impulsen la formalización, el empleo de calidad y la productividad en el sector de los servicios”. Así se explica más detalladamente en el Informe 2018, cuando aborda la problemática de los países desarrollados: “…ciertas pautas de cambio estructural pueden dar lugar a una mayor proporción del empleo temporal y a tiempo parcial, la informalidad y los empleos de baja productividad, y, como tales, requieren atención. Por ejemplo, en muchos países desarrollados se está produciendo un desplazamiento del empleo de la industria manufacturera a los servicios, donde el empleo a tiempo parcial suele ser más importante y a menudo se contrata involuntariamente, debido a la falta de oportunidades de empleo a tiempo completo y permanente. Al mismo tiempo, el sector de los servicios se apoya cada vez más en nuevas formas de empleo, como el trabajo compartido, el trabajo a llamada y el autoempleo dependiente. Estas nuevas formas de empleo, aunque pueden ofrecer una mayor flexibilidad y autonomía que los empleos manufactureros, también pueden estar relacionadas con el empeoramiento de las condiciones de trabajo en general, ya que a menudo se caracterizan por una mayor incidencia de las modalidades de trabajo no convencionales, una mayor intensidad del trabajo, horarios de trabajo excesivos y un acceso limitado o nulo a la protección social”.

El último capítulo del Informe está dedicado al examen del envejecimiento de la población y los futuros retos que plantea para el mercado laboral, constatándose que el aumento de la esperanza de vida y la caída de la tasa de natalidad “han desacelerado considerablemente el crecimiento de la población mundial; se prevé que esta trayectoria continúe en los próximos decenios”, con el indudable impacto sobre el aumento de la edad media de la población trabajadora (actualmente es de 40 años) y sobre las partidas presupuestarias que serán necesario destinar para cubrir las pensiones de jubilación,  siendo especialmente importante (obsérvese bien que no digo problemática) la situación en los países desarrollados, para los que la OIT calcula que en 2030 “habrá cerca de cinco personas de 65 años o más por cada diez personas en la fuerza de trabajo, un aumento con respecto a las 3,5 de 2017”.

Los retos que deberán abordarse en el futuro inmediato serán los de facilitar una pensión digna a toda personas jubilada (el informe utiliza la expresión “mantener fuera de la pobreza a la población jubilada), y adaptar las condiciones de trabajo a una población cuya edad promedio se irá incrementando gradualmente (en la terminología del informe se habla de “promover resultados en materia de trabajo decente para una fuerza de trabajo en creciente envejecimiento y ayudar a los trabajadores de edad a adaptarse a la transformación del mundo del trabajo”. En la presentación del informe, el director interino del departamento de investigación de la OIT, Sangheon Lee, puso de manifiesto que “Además del desafío que representa un número creciente de jubilados para los sistemas de pensión, una fuerza de trabajo cada más vieja también podría tener un impacto directo sobre los mercados laborales. El envejecimiento podría mermar la productividad y ralentizar los ajustes del mercado laboral después de las crisis económicas”.  En el informe se constatan los retos con los que se enfrentan las personas trabajadoras de edad, y sus respectivos países, en estos términos: “Garantizar un acceso adecuado a la cobertura de las pensiones representa hoy en día un grave problema, que probablemente se verá agravado de manera significativa a la luz del rápido envejecimiento de la población descrito anteriormente. De hecho, en todo el mundo, cerca de un tercio de todas las personas mayores de edad no tienen derecho a una pensión (OIT, 2017h) y, entre las que sí la tienen, el 52% se enfrentan a una cobertura insuficiente (OIT, 2014b). Además, sólo un poco más de la mitad de las personas de edad por encima de la edad legal de jubilación (51,5%) perciben una pensión de vejez (es decir, prestaciones periódicas en metálico) y la proporción disminuye al 45,6% si se excluye a China”.

F) Hay que referirse por fin al Informe “Perspectivas sociales y de empleo en el mundo. Tendencias 2019”, publicado el 13 de febrero.

En el informe 2018 se planteaba la existencia de mercados de trabajo desiguales por razón de género y de edad, con respuesta afirmativa si hemos de hacer caso a los abundantes datos aportados en el informe sobre la desigualdad experimentada por las mujeres y también por las personas jóvenes menores de 25 años. Para las primeras, el llamado “déficit de participación en el mercado laboral (siempre con datos agregados) es de 26 puntos con respecto a los hombres; participación, que no implica menor desigualdad en el acceso efectivo al empleo o de estar ocupada en un sector de actividad y en una categoría o grupo profesional de menor entidad que aquellos en los que prestan servicios los varones. Para los jóvenes, su tasa de desempleo está cercana al 13 %, es decir tres veces más elevada que la de los adultos, que es del 4.3 %. Un dato especialmente importante para comprender la problemática de la inmigración, y que afecta de lleno a España, es la tasa de desempleo de los jóvenes en la zona regional de África del Norte (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto y Sudán), que alcanza el 30 %...”

Con ocasión de la presentación del Informe de este año, en la nota de prensa oficial de síntesis se destaca que “el principal problema de los mercados de trabajo en el mundo es el empleo de mala calidad. Millones de personas se ven obligadas a aceptar condiciones de trabajo deficientes.

Los datos recientes recabados para elaborar el informe Perspectivas sociales y del empleo en el mundo: Tendencias 2019  (WESO) indican que, en 2018, la mayoría de los 3300 millones de personas empleadas en el mundo no gozaba de un nivel suficiente de seguridad económica, bienestar material e igualdad de oportunidades. Es más, el avance de la reducción del desempleo a nivel mundial no se ve reflejado en una mejora de la calidad del trabajo.

Este informe publicado por la OIT alude a la persistencia de diversos déficits de trabajo decente, y advierte de que, al ritmo actual, la consecución del objetivo de trabajo decente para todos establecido entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODES), concretamente en el ODS 8, es inalcanzable para muchos países”. 

A mi parecer, los contenidos más destacados del Informe, por lo que respecta a la temática de la igualdad/desigualdad salarial por razón de género son los siguientes:

“Persiste una gran brecha entre los géneros en la participación laboral La tasa de participación laboral femenina fue del 48 por ciento en 2018, muy inferior a la masculina, que fue del 75 por ciento; vale decir que, en 2018, alrededor de tres de cada cinco de los 3500 millones de integrantes de la fuerza de trabajo mundial eran varones. La evolución hacia el cierre de la brecha de género en las tasas de participación tuvo un lapso de rápida mejora que se prolongó hasta 2003 pero luego se estancó. Los alarmantes 27 puntos porcentuales de disparidad registrados en 2018 en la participación laboral debieran impulsar medidas políticas destinadas a mejorar la igualdad de género en los mercados de trabajo del mundo y también a potenciar las capacidades de las personas”.

“Aparte de las personas desempleadas, en 2018 hubo otros 140 millones de personas en la categoría de «fuerza de trabajo potencial», un grupo clasificable como fuerza de trabajo subutilizada. En este grupo de quienes buscan empleo pero no están disponibles para incorporarse a un empleo, o que están disponibles pero no buscan empleo, hay muchas más mujeres (85 millones) que hombres (55 millones). En consecuencia, la correspondiente tasa de subutilización de la fuerza de trabajo es más elevada en el caso de las mujeres –del 11,0 por ciento– que en el de los hombres –del 7,1 por ciento–. Además, es mucho más probable que las mujeres trabajen a tiempo parcial, aunque un importante porcentaje de ellas afirma que preferiría trabajar más horas”.

“...pese a que la desigualdad entre mujeres y hombres en el mercado laboral también es un fenómeno mundial, cabe señalar que las mayores brechas se aprecian en los Estados Árabes y las subregiones de África del Norte y Asia Meridional”.

“La mayoría de los países presentan brechas salariales de género «ponderadas por factores», que oscilan entre el 10 y el 25 por ciento, lo cual indica que el mundo dista mucho de hacer realidad el principio de una remuneración igual por un trabajo de igual valor...”..

3. Paso a continuación al análisis del Informe “Perspectivas sociales y de empleo en elmundo. Tendencias 2020”, destacando previamente algunas referencias concretas referidas a España y que fueron objeto de explicación por Joaquín Nieto en la presentación del documento y que han sido recogidas en los dos artículos periodísticos antes citados.

A) En el artículode Laura Olías, se resalta que “Las rentas de los trabajadores pierden peso sobre la riqueza a nivel mundial y España es uno de los países que más destaca en ello. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha puesto este lunes el foco en la "enorme" caída de las rentas del trabajo en España, en favor de las del capital, respecto al Producto Interior Bruto: han pasado de suponer el 66,6% en 2009 al 61,2% en 2017. "Significa unos 64.500 millones de euros que anualmente en vez de estar en manos de los trabajadores ya no lo están", ha explicado Joaquín Nieto, director de la Organización Internacional del Trabajo para España.

Una de las novedades de la edición del informe de la OIT para este 2020, y donde se menciona a España, es el estudio de la pérdida de participación de las rentas del trabajo sobre la riqueza. Con una metodología desarrollada por la OIT, que incluye no solo los salarios de los empleados sino también las rentas que obtienen los autónomos, el estudio señala que "la proporción de la renta del trabajo –en contraposición a la proporción de la renta nacional que va a parar a los poseedores del capital– disminuyó a nivel mundial del 54% en 2004 al 51% en 2017".

En 2004, el dato en España era del 63,4%. "En España la caída ha sido muy superior a la que se ha observado en todo el mundo", ha subrayado Joaquín Nieto, que ha puesto el acento en el efecto de la crisis económica. "Desde el año 2009 son cinco puntos menos, es una cantidad inmensa", ha advertido el responsable de la OIT en España. En euros, equivale a una disminución para las rentas de los trabajadores de "64.500 millones de euros al año". "Eso representa una pérdida también enorme desde el punto de vista de cada uno de los trabajadores: estamos hablando de 3.200 euros al año por trabajador".

Nieto ha achacado este descenso a la crisis económica y las medidas que se implementaron para superarla. "Al final todas las políticas de austeridad de la crisis y la manera que ha habido de afrontarla han tenido como resultado esa pérdida". La OIT subraya que, al contrario que la media de la UE, España no ha logrado aún superar el nivel de empleo de 2007. No hay tantos trabajadores y sus salarios se ha devaluado en estos años, con más precariedad en el empleo, lo que se traduce en total en un menor peso de las rentas del trabajo sobre el PIB nacional”. 

B) Por otra parte, en el artículo de Raquel Pascual se destaca que “Estar desempleado no es la única circunstancia que evidencia las disfunciones del mercado laboral. Hay otras situaciones, como tener un empleo de menos horas de las deseadas (denominado subempleo) o directamente, haber dejado de buscar un trabajo por puro desánimo, y dejar de pertenecer así a la población activa.

Este es el mensaje que ha lanzado la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su último informe de Perspectivas sociales y del empleo en el mundo. Tendencias 2020 presentado hoy. En estas proyecciones, este organismo internacional pone cifras a toda esta cantidad de trabajadores para los que el mercado de trabajo no encuentra un sitio en España.

Concretamente, a los 3,3 millones de desempleados la OIT suma 1,2 millones de trabajadores, la mayoría mujeres, que aunque tienen un empleo a tiempo parcial, les gustaría trabajar con jornada completa. Y, además, otros 900.00 que no buscaban activamente empleo –y por tanto no cumplen los requisitos para clasificarse como parados ni como activos– pero que aceptarían un empleo si se lo ofrecieran.

Esto suma 5,4 millones de personas que están de una forma u otra “subutilizadas” en el mercado de trabajo español (según la terminología de la OIT). Esto equivale al 23% de la fuerza laboral en 2019, cifra que es sustancialmente superior a la tasa de paro en España, que está en el entorno del 14%, y que es el indicador que se utiliza para conocer la marcha del empleo”.

4. El Informe se divide en tres grandes bloques. El primero está dedicado al análisis de las tendencias sociales y de empleo con carácter global; el segundo centra su atención en distintas regiones mundiales; el tercero procede a la evaluación de la desigualdades existentes tomando en consideración las rentas del trabajo. Se acompaña de un apéndice en el que se encuentran recogidos datos de agrupaciones de países por región y nivel de ingresos, estimaciones de la OIT basadas en modelos, estimación del desglose detallado del empleo en el sector manufacturero, y tablas de indicadores del mercado laboral a nivel mundial por grupo de ingresos de los países y por subregión.

El eje central del que parte el Informe es el de la necesidad de analizar con “nuevo ojos” los problemas existentes en el mundo laboral a escala mundial y de utilizar si fuera necesario un nuevo enfoque para su examen; dicho con las propias palabras del documento “para hacer frente a los problemas y las dificultades con que tropiezan las políticas es preciso llevar a cabo una reflexión crítica sobre la idoneidad de nuestros métodos y conceptos, e introducir innovaciones cuando sean necesarias”, y ya apunta una duda o pregunta que será muy importante en el Informe, cuál es la del criterio más adecuado para medir “el mal funcionamiento del mercado de trabajo”, interrogándose ya sobre si la tasa de desempleo “es la medida más fiable”, con una respuesta negativa, o como mínimo parcialmente negativa, por cuanto cada vez adquiere más relevancia el análisis de la llamada subutilización de la fuerza de trabajo, es decir del número de personas que desearían trabajar más horas, y de la población inactiva que desea trabajar pero que por distintos motivos no está disponible para ello. Repárese por ejemplo, y volviendo a España, que en los datos publicados mensualmente sobre empleo y desempleo, hay una clara diferencia cuantitativa entre el número total de demandantes de empleo y el de personas desempleadas, que el mes de diciembre del pasado año alcanzaba la cifra de 1.113.486.

Una palabra, cada vez más presente en documentos emanados de todas las instancias internacionales, tanto políticas como económicas y sociales, adquiere una especial significación en el Informe 2020: desigualdad, enlazada con el análisis más ajustado posible de todos los datos disponibles para poder llevar a cabo propuestas de diseño de políticas “que posibiliten un desarrollo sostenible y duradero”, observándose pues la estrecha sintonía entre el eje central del Informe y las políticas que se han de poner en marcha para alcanzar muchos de los objetivos de desarrollo sostenible 2030 de las Naciones Unidas. Sin duda, o al menos así me lo parece, el examen y aprendizaje permanente de cómo está cambiando el mundo laboral y de cómo incide este cambio en la mejora o empeoramiento del número de personas afectadas por desigualdades que pueden provocar incremento de la riqueza para unos pocos, y aumento de la precariedad, pobreza y exclusión para muchos otros, es necesario para cualquier persona que desee acercarse a fondo, y sin prejuicios, a las nuevas (aunque algunas no lo sean tanto, ni mucho menos) realidades laborales.

5. El Informe pivota sobre cuatro grandes ejes, que en el texto se denominan “mensajes que son desarrollados de forma detallada a lo largo de sus tres grandes bloques.

A) En primer lugar, se plantea, y se apunta ya que es muy probable que sea así, que la disminución del crecimiento económico proyectado para el próximo futuro, ante las incertidumbres y riesgos a los que se enfrenta la economía mundial y la falta de inclusión (también en la reunión de Davos de este año se habla de que en la década recién iniciada “debemos crear un crecimiento económico inclusivo para lograr un mundo socialmente equitativo y ambientalmente sostenible”), “perjudiquen la capacidad de los países de menores ingresos para reducir la pobreza y mejorar las condiciones de trabajo”.

Los datos recogidos en el informe constatan el ensanchamiento de las diferencias entre los países de ingresos bajos con los de ingresos medios-bajos y medios-altos, llamando, al mismo tiempo que reconociendo las dificultades existentes para que ello sea posible, a la adopción de medidas que posibiliten un mayor crecimiento en los primeros y que requerirían de “una transformación estructural, una actualización tecnológica y una diversificación para desplazar el empleo de las actividades de bajo valor añadido a las de mayor valor añadido”, siendo para ello necesario avanzar en ese cambio que requeriría una disminución de la población ocupada en el sector agrícola y que en las dos pasadas décadas solo lo fue en un 6 %, estando actualmente en un 69 % de la población ocupada. Conclusión de todo ello es que el ritmo y el tipo de crecimiento “no solo dificultan la reducción de la pobreza en los países de bajos ingresos, sino que también obstaculizan las posibles mejoras en el trabajo decente”. 

B) En segundo lugar, y como ya he apuntado con anterioridad me parece una de las aportaciones más destacadas con respecto a Informes de años anteriores, el acceso al trabajo no puede tomar como punto de referencia solo a las personas ocupadas y a quienes están desempleadas, sino que hay que atender cada vez tanto a la cantidad como a la calidad del empleo (sobre este último aspecto se incidirá especialmente en el tercer eje o mensaje), lo que lleva a preguntarse por la importancia del trabajo a tiempo parcial, de quienes trabajan de forma casi permanente con contratos temporales (y reconozco que ello es casi una contradicción en sus propios términos), de quienes lo hacen en la economía informal o irregular, y de quienes desean trabajar pero diversas circunstancias, básicamente de índole familiar (y con un indudable sesgo de género en detrimento de la población femenina) no se lo permiten.

Por ello, y aprovechando la mejora y actualización de las bases de datos disponibles,  la OIT se plantea la importancia real de la subutilización de las personas en edad de trabajar, es decir la que denomina “tasa de subutilización total de la fuerza de trabajo”, constatándose que “tiende a acentuarse y supera ampliamente la de desempleo”. Las cifras no engañan, ciertamente: hay 188 millones de desempleados a escala mundial, mientras que hay 165 millones de personas ocupadas que desean trabajar mas horas (por ejemplo, en la UE28 un 43,3 % de hombres y un 23,0 de mujeres de 25 a 49 años trabajaban involuntariamente a tiempo parcial en 2018, ascendiendo este porcentaje en España al 71,2 y 52,4 % respectivamente), y 120 millones con vinculo marginal al mercado laboral y falta actual de disponibilidad pero con interés en encontrar vías que les permitan el acceso. Como el dato total es de 470 millones de personas que “carecen de un acceso adecuado al trabajo remunerado como tal o se les niega la oportunidad de trabajar el número de horas deseado”, ello lleva a quienes han elaborado el Informe a concluir la importancia, a los efectos de adopción de políticas adecuadas, de “una comprensión y una medición más completas de la subutilización en el mercado laboral, además de la medición tradicional de la tasa de desempleo”.

Por consiguiente, no sólo hay que pensar en cómo, y actuar para, reducir la tasa de desempleo, un 5,4 % a escala mundial en 2019, sino para que disminuya la tasa de subutilización total de la fuerza de trabajo, cifrada en alrededor del 13 %. Sin olvidar, que las diferencias en los datos son muy amplias cuando se desciende a los ámbitos regionales y se constata que la disminución del desempleo en los últimos años ha sido consecuencia de las mejoras operadas en países de ingresos altos (aunque con el hándicap de que muchos de ellos en el sector servicios lo han sido “con poco valor medio añadido para la mejora de la productividad”), no mejorando en países de ingresos medios y manteniéndose un elevado porcentaje de trabajadores en la economía informal o irregular en países de ingresos bajos, principalmente en el sector de la agricultura.

C) Es justamente sobre la calidad del empleo sobre la que se centra el tercer eje o mensaje del Informe, que pone de manifiesto los déficits que siguen existiendo en materia salarial y de otras condiciones de trabajo que afectan tanto a los derechos individuales como colectivos de las personas trabajadoras, así como en el ámbito de la protección social. Subrayando también la importancia de tal problemática, desde su perspectiva específica y que cada vez más tiende a converger en muchas ocasiones con el trabajo asalariado por el carácter borroso y difuminado (voluntario o no ya es una cuestión bien distinta) entre ambos, del trabajo autónomo o por cuenta propia.

Por ello, no de extrañar que el Informe siga reiterando una tesis que ya ha sido expuesta en los de años anteriores, cual es que los déficits del trabajo decente (según el art. 6 del Convenio 189 de la OIT sobre trabajadoras y trabajadores domésticos, “Todo Miembro deberá adoptar medidas a fin de asegurar que los trabajadores domésticos, como los demás trabajadores en general, disfruten de condiciones de empleo equitativas y condiciones de trabajo decente, así como, si residen en el hogar para el que trabajan, de condiciones de vida decentes que respeten su privacidad”) son relevantes en la economía informal, que “registra las tasas más altas de pobreza entre los trabajadores y un elevado porcentaje de personas que trabajan por cuenta propia o de trabajadores familiares auxiliares que carecen de la protección adecuada”, un número de personas que alcanza una cifra de alrededor de 2.000 millones a escala mundial, nada más ni nada menos que el 61 % de la fuerza de trabajo mundial, cifrada en la actualidad en 3.300 millones.

La calidad del empleo pasa, en especial, por disponer de un salario adecuado para llevar una vida digna, pero ello sigue siendo algo no posible para un buen número de trabajadores, los llamados “working poors”, que alcanzan la cifra de 630 millones, lo que supone un 19 % de la población laboral, situándose tanto ellos como sus familias dentro de las llamadas pobreza extrema o moderada, percibiendo menos de 3,20 dólares USA diarios “en términos de paridad de poder adquisitivo”. Ciertamente, y lo apunta con mucha preocupación el Informe, si no mejora la calidad del empleo, tanto del que se cree como del ya existente, en los países de ingresos bajos, el ODS número 1, la erradicación de la pobreza extrema en 2030 es ciertamente muy difícil de conseguir.  

D) Constatado que siguen existiendo importantes diferencias, que no son sino desigualdades, en el acceso al trabajo y en la calidad del empleo, el cuarto eje o mensaje del Informe pone el acento en que tales diferencias, la segmentación en suma de los mercados de trabajo, no se da solo por regiones a escala mundial, sino que también existe a este nivel, y por supuesto en cada Estado aunque con muy distintos grados de intensidad, entre las zonas rurales y urbanas, por razón de sexo y también por edad, y se presta especial atención a una realidad que parece mas visible con los nuevos datos disponibles por la OIT sobre las rentas del trabajo para todos los trabajadores (tanto por cuenta ajena como por autónomos), cual es que “la desigualdad de ingresos es mucho mayor de lo que se pensaba”.

Y esas desigualdades no afectan sólo al acceso al empleo sino también a su calidad cuando se dispone del mismo, y repárese como dato especialmente significativo que existe una diferencia de 12 puntos entre las regiones en que la subutilización de la fuerza de trabajo por insuficiencia involuntaria de horas de trabajadas no sobrepasa el 1 % (América del Norte y Europa Oriental) hasta llegar al 8 % (en América Latina y el Caribe) y al 13 % (en los países de ingresos bajos).

Las desigualdades pueden estar incrementándose entre zonas urbanas y rurales porque la mayor parte del empleo tecnológico y de alto valor añadido se está creando en las primeras, y ello con especial importancia en Asia y el Pacífico, con consecuencia de no menor  importancia, tanto a escala regional como en el seno de un propio Estado, para el incremento del fenómeno migratorio (al que no es ajeno sin duda el cambio climático y la situación de violencia en algunos Estados y que lleva a buena parte de su población a migrar, y el muy reciente ejemplo del éxodo hondureño hacia México, con el deseo de llegar a Estados Unidos, así lo pone claramente de manifiesto). El Informe subraya un dato de especial relevancia para todo tipo de políticas (económicas, sociales, de vivienda, de seguridad…) que ya se están instrumentándose o que deberán hacerlo en el inmediato futuro, cual es que en países de ingresos medios-altos “se estima que dos tercios de la población en edad de trabajar en 2019 vivirá en zonas urbanas, lo que supone un aumento de más de 10 puntos porcentuales desde 2005”.

6. Las desigualdades no solo operan a escala territorial sino que también se dan, como ya he apuntado, por razón de sexo y edad, no teniendo poca importancia, ni mucho menos, en algunos países, y me parece muy acertado que el Informe lo destaque, que “los estereotipos de género que hacen hincapié en el papel de la mujer como principal cuidadora y en el del hombre como principal sostén de la familia siguen profundamente arraigados en algunas regiones”, así como también que estas diferencias negativas para las mujeres se den también aun cuando su nivel de cualificación profesional sea superior, siendo significativo, por ejemplo, que “En América Latina y el Caribe… , por ejemplo, el nivel medio de estudios de las mujeres supera actualmente al de los hombres, pero las mujeres de la subregión siguen ganando un 17 por ciento menos por hora trabajada que los hombres”. La tasa global de participación femenina en el mercado de trabajo es del 47 %, mientras que la masculina es 27 puntos superior.
 
En el “InformeMundial sobre Salarios 2018/2019: Qué hay detrás de la brecha salarial degénero”, se aportan datos de mucho interés sobre las brechas salariales, que me permito ahora recordar, así como se analizan las causas que las provocan.  

A partir de todos los datos disponibles, y utilizando diversas variables, que se explican con detalle en el texto, se llega a la conclusión de que a escala mundial la brecha salarial de género oscila entre el 16 y el 22 por ciento.  En cuanto al examen y análisis de los factores que se esconden detrás de la brecha salarial, y poniendo de relieve las diferencias existentes entre países de ingreso alto y los ingreso bajo y mediano, sí se constata un dato o patrón común a escala mundial, cuál es que a medida que se pasa de los salarios por hora más bajos a los más elevados, “la proporción de mujeres disminuye, en algunos casos de manera acusada”.

No parece, a juzgar por los datos disponibles, que ni la educación ni otros atributos del mercado de trabajo (formación, edad, sector profesional, ubicación geográfica), tengan una importancia significativa en la brecha salarial con carácter global, y además, con respecto al nivel de formación es un punto de referencia en los países de ingreso alto que las mujeres tienden a tener mayor nivel educativo que el de los hombres.  Sí que adquieren relevancia factores que el Informe sitúa dentro de “la parte no explicada” de la brecha salarial, cuales son la infravaloración del trabajo femenino y el impacto provocado por la maternidad.   Respecto al primer factor, los datos revelan que los salarios “tienden a ser más bajos en las empresas que están muy feminizadas que en las empresas que no lo están pero que guardan similitudes en cuanto a número de trabajadores, sector económico, propiedad y tipo de convenio colectivo en vigor”; en cuanto al segundo, que  puede estar relacionado con “con multitud de factores, incluidas las interrupciones o reducción del tiempo de trabajo, el empleo en puestos de trabajo más fáciles de conciliar con la vida familiar, que están peor pagados, o las decisiones de contratación o promoción estereotipadas que penalizan las carreras de las mujeres con hijos”.

Si nos fijamos ahora en la edad, el Informe 2020 manifiesta su preocupación por las condiciones laborales en un caso y por el volumen de desempleo en otro de la población joven, considerando como tal la de 15 a 24 años, situando el número de NINIS o en terminología inglesa NEET, en 267 millones. Si hemos de prestar especial importancia a la situación en África, y desde luego en España deberíamos hacerlo aunque solo sea por la cercanía geográfica y por ser un territorio del que proviene buena parte de la inmigración, no deberíamos sino estar totalmente de acuerdo con la tesis del Informe de la necesidad de creación de un importante número de puestos de trabajo y de oportunidades de trabajo decente como “uno de los problemas más apremiantes que afronta esa región”, si bien no se olvida desde luego, y los datos disponible en nuestro país avalan esa preocupación, por la situación juvenil en Europa y Asia Central, haciéndolo desde la perspectiva de la temporalidad/precariedad laboral (términos que no siempre van unidos, dejo apuntado), ya que “ la calidad de los empleos disponibles para los trabajadores jóvenes se ha visto afectada por la creciente incidencia del empleo temporal en esa región”.

6. Y por fin, tal como destacó el director de la Oficina de la OIT en España Joaquín Nieto en la presentación del Informe, y de lo que se hicieron eco destacado los artículos periodísticos citados, el Informe pone de manifiesto algo verdaderamente preocupante en términos de cohesión social, que es la disminución, o mejor dicho que sigue manteniéndose la tendencia de disminución ya observada desde el inicio de la crisis a finales de la primera década del siglo XXI, de la participación de las rentas del trabajo en el Producto Interior Bruto (PIB) a escala mundial, desde el 54 % en 2004 al 51 % en el último año con datos disponibles, 2017, con un impacto más relevante e Europa y Asia Central y América. No es de menor importancia la erosión del poder adquisitivo de los trabajadores autónomos cuyo número se ha visto sensiblemente aumentado como consecuencia de la mayor presencia gradual y progresiva de la economía de plataformas y la elusión de la normativa labora del trabajo por cuenta ajena, algo que además de la disminución global de ingresos se están traduciendo también en un incremento de la pérdida de derechos laborales y de protección social, algo que ha sido objeto de mi atención en anteriores entradas en las que he abordado la problemática del trabajo (asalariado o autónomo) en la economía de plataformas de restauración y de transporte.

La OIT, a partir de todos los datos disponibles, enfatiza que “la proporción de ingresos del trabajo ha disminuido más de lo que sugerían las estimaciones disponibles anteriormente”, y que si bien las desigualdades de ingresos a escala mundial han disminuido en los últimos quince años ello se ha debido fundamentalmente a la mejora de la situación en China e India, por lo que “la desigualdad dentro de los países se ha estancado durante el mismo período”, y que “la proporción combinada de los ingresos que corresponden a las clases media y media-alta, que anteriormente se pensaba que era similar en todos los países, es de hecho mucho menor en los países de bajos ingresos, mientras que la proporción correspondiente a la clase alta es mayor en estos mismos países”. 

Buena lectura.