domingo, 30 de enero de 2011

El empleo y la cohesión social en la convención autonómica socialista de Zaragoza.

Reproduzco en esta entrada del blog el apartado dedicado a empleo y cohesión social del Manifiesto aprobado en la convención autonómica socialista que ha tenido lugar del 28 al 30 de enero, un manifiesto que parte como punto de referencia esta reflexión de alcance general: “Ahora, cuando la crisis económica de los últimos tres años –la más fuerte y más extensa desde los años treinta del siglo XX- viene marcando las posibilidades de crecimiento y bienestar de nuestro país, las Comunidades Autónomas deben ser, junto a la Administración del Estado, agentes útiles para acelerar y asegurar la recuperación de la economía y del empleo”. Sin duda, será necesario concretar algunas de las propuestas que ahora se formulan en el marco de las reformas de las políticas activas de empleo y en el marco del acuerdo social global entre el gobierno y los agentes sociales; ; unas reformas, cuyos dos últimos documentos conocidos, y que a buen seguro merecerán mi atención en este blog más adelante tratan sobre las bases de las mismas y sobre el plan de choque para combatir el desempleo de jóvenes y personas en situación de desempleo de larga duración.

“2.- Empleo y cohesión social: garantía del Estado de Bienestar

• Acuerdo del Estado y las Comunidades Autónomas para transformar en profundidad los programas actuales de formación de las personas en situación de desempleo, adecuándolos a las nuevas necesidades del mercado de trabajo.

• Adopción de un programa conjunto de Estado y Comunidades Autónomas que garantice la existencia de iniciativas específicas de los servicios de empleo para los menores de 25 años que no estudien ni trabajen, y para las personas sin graduado en educación secundaria, que permitan además combinar formación y trabajo.

• Coordinación efectiva de la red de las oficinas de empleo en toda España, con acceso a registros compartidos e instrumentos de impulso de la movilidad interna.

• Concertación de los programas de impulso de inversiones, públicas y privadas, hacia el capital humano (educación e I+D+i), el capital tecnológico y las infraestructuras, armonizando los objetivos, requisitos y procesos en todas las administraciones.

• Concertación entre las instituciones autonómicas y estatales de medidas de apoyo a la financiación de iniciativas empresariales, con especial atención a las líneas de avales que garanticen y faciliten el acceso al crédito de las PYMES.

• Concertación de acuerdos interautonómicos que propicien el principio de validez en toda España de las actuaciones de cada administración y un marco normativo mínimo común a todas las administraciones en aquellos ámbitos de especial interés para la actuación empresarial, como son las actuaciones referidas al establecimiento, la prestación de servicios o las condiciones de los mismos, desde las licencias de apertura a los horarios comerciales o las normas de protección de los consumidores”.